portabebes

Porteo: ¿ Por qué es tan importante?

09 de abril | por |

Portear es estar cerca, disponible, presente, es piel, es amor.

Compartir


Existen muchos casos de lactancia complejas, reflujos y cólicos de bebés que se han sanado por la práctica del porteo. Se dice que los cólicos sólo existen en la cultura occidental, básicamente por el escaso contacto físico que tienen nuestras guaguas con nosotros.

Tanta tecnología y supuestas soluciones para cada etapa: cunas, sillas de auto, sillas para comer, coches, carritos, centros de actividades, gimnasios, etc. han hecho que el contacto físico madre e hijo sea un momento cada vez más escaso.

¿Entonces por qué es tan importante portear a nuestros hijos?

Portear es estar cerca, disponible, presente, es piel, es amor.

Cuando porteamos sobre todo en los primeros meses de vida  estamos de alguna manera recreando el mismo hábitat en que vivía nuestro recién nacido. Ese contacto permanente con mamá, el acceso a su olor, a sus sonidos, es el regalo más dulce que les podemos hacer para mantener el mismo nivel de bienestar que tenían durante su gestación.

Este proceso conocido como “exterogestación“, es para el ser humano absolutamente necesario.

Más allá de todas las implicaciones positivas que conlleva esta práctica, el porteo es una forma de crianza donde los padres desarrollan una mejor comprensión de las necesidades de su hijo.

El continuo contacto permite que identifiquemos de mejor forma lo que les pasa en cada momento.

El estar cerca simplemente nos entrega más conocimiento de nuestros hijos y sus distintos estados.

 

Equipo Pudú

Comentarios

Notas relacionadas


Producto sugerido