Zdenek Pachl

La cruda realidad de parir y nacer en Chile

21 de diciembre | por |

Lo que vas a leer ahora es bien fuerte. Quizás lo intuyes, quizás ya lo sabes, quizás no sabes nada y te vas a espantar con toda esta cruda información.

Compartir


Lo que vas a leer ahora es bien fuerte. Quizás lo intuyes, quizás ya lo sabes, quizás no sabes nada y te vas a espantar con toda esta cruda información.

 

Escribí este blog porque el tema de los partos y nacimientos me apasiona. Creo que es algo tan potente que cuando uno tiene la oportunidad de descubrirlo ya no puedes más que abrazarlo y hacerlo tuyo.

 

Todo comenzó en la gestación de mi hija, momento en que empecé a cuestionar muchas cosas, entre ellas, la forma en que nacemos. Intuitivamente supe que parir en forma natural iba a ser lo más sano y seguro para ambas.

 

Nuestra realidad es tremenda, es escalofriante. Casi la mitad de los chilenos hoy nacen por cesárea, estamos hablando cerca de un 40% de la población total (cifra 2011), lo que nos lleva a ser el 4to país con más cesáreas en el mundo.

 

Si escarbamos más, nos damos cuenta que de todas esas cesáreas, un 70% proviene del sector privado. ¿Te surgen preguntas? A mi muchas. Tengo clarísimo que esta operación de apenas 20 minutos ha salvado montones de vidas de mujeres e hijos, pero hoy está instaurado como parte del protocolo “normal” para nacer en Chile cuando no debería aplicarse más que a un 10% a un 15% de las mujeres según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Es tan lamentable que en nuestro país, sólo el 30% de las mujeres que van a parir a clínicas lo hacen vía vaginal.

 

¿Estaremos frente alguna deficiencia física de las chilenas? No señores. Las chilenas podemos, lo que pasa es que no sabemos que podemos. Desde que estamos gestando, nos tratan como enfermas, nos monitorean, nos dicen que hacer, nos infantilizan, nos llenan de miedos.

 

Imaginen que el 92% de los partos en Chile son intervenidos, una brutalidad. Lo que esconde esta cifra de violencia es abrumador. Lo peor de todo, es que como mujeres no nos damos cuenta. Lo minimizamos, lo escondemos, nos hacemos las locas, nos desconectamos, le hacemos “caso” a todo el que tenga bata blanca (obstetra, matrona, neonatólogo, pediatra, etc) sin siquiera escucharnos.

 

Las intervenciones médicas son muchisimas y la mayoría se hace porque es “parte del protocolo” y no porque la mujer realmente lo necesita. Eso es violencia obstétrica y es un tema tabú en nuestro país y muchas veces entre las mismas mujeres.

 

Y yo me pregunto ¿por qué hay tantas cesáreas en Chile si el 77% de las chilenas preferimos parto vaginal por sobre la cesárea?

 

Para decirlo en otras palabras: nuestros niños no nacen cuando están listos, cuando ya están preparados para salir al mundo, por el contrario, la mayoría de los partos son inducidos con oxitocina sintetica, químico que produce contracciones mucho más dolorosas, rápidas y fuertes.

 

Toda esta violencia, traducida en inducciones por protocolo y cesáreas innecesarias, interrumpe el primer contacto madre e hijo, afecta el apego del niño y la lactancia. Es mucho más difícil comenzar desde ahí.

 

Y esto es solo la punta del iceberg, hay muchas más consecuencias nefastas al interrumpir este proceso natural. Afectamos la capacidad de amar de nuestros hijos al no darles la oportunidad de experimentar el peak de oxitocina, la hormona del amor, que se produce durante el parto.

 

Al no permitir que el parto siga su curso natural, inhibimos todas las actitudes instintivas de la madre que cuida a su cachorro y muchas veces dejamos que se los lleven, que otros los tomen, que le den “sueritos” , y así empezamos un espiral de distancia y desconexión con ellos y nosotras.

 

Es por esto que tenemos que empezar a compartir nuestras experiencias y nuestros saberes. Estamos frente a un importante cambio de paradigma y tenemos un tremendo desafío por delante.

 

Por Paula Rudnick V.

 

Fotografía de Zdenek Pachl

 

Comentarios

  • Paulina

    Que tremendo y que verdad mas cierta. Yo tuve la suerte de tener un parto vaginal como siempre soñé, estuve durante todo mi embarazo preparando mi cabeza convenciendome de que tengo que parir a mi hija , que SI puedo, que NO voy a darme por vencida , que quiero sentir todas y cada una de las contracciones y que todo absolutamente todo iba a salir perfecto tal cual como lo imaginé. Y asi fue . Pero no puedo dejar de pensar en que cada dia son mas las mujeres convencidas y que incluso prefieren la cesárea, o por consejo de sus madres, o sus suegras o sus amigas o quien sea que NO tenga mucha informacion O que si la tiene la difunde con muy poco criterio empatia y argumento.
    Falta mucho para que surja un gran cambio en esto. Pero no es imposible. Es super importante hablar sobre nuestras experiencias. Me siento super identificada contigo y lo que sientes sobre esto de parir, es una fuerza una energia un sentimiento que es muy dificil de expresar con palabras y que te entiendan.
    Yo personalmente amé todo lo que senti y lo sigo amando y recordando. Las contracciones cuando puje cuando la vi cuando me la pasaron cuando pude oler su exquisito perfume de recien salida de su guatita ♥
    Todas pueden ! Siempre se puede ! Arriba las mujeres arriba las madres, arriba la seguridad y confianza en nuestros cuerpos en nuestros pensamientos. ♥♥♥

    • Gracias Paulina por compartir tu experiencia!! un fuerte abrazo

  • Gabriela Guerrero

    Las mujere chilenas si podemos, yo tengo 21 años y me dijeron mil cosa para hacerme una cesárea, pero no, siempre dije que no.. No sólo por hecho de que la recuperación es mucho más dolorosa si no, por que desde siempre nuestra anatomía esta hecha para esto y yo personalmente yo respeto. Duele si, pero las contracciones, pero el amor que uno siente y la sensación al saber que fuiste capas, de que tu cuerpo y tu mente fueron capaces de acoplarse y hacer que naciera un ser tan bello e inigualable es hermoso. Esto es mi opinión y la comparto con ustedes para que no le tengan miedo al dolor o a lo desconocido. Si no le tengan paciencia a su bebe, por que el saldrá cuando sea su tiempo, cuando este cómodo, cuando se sienta bien y sienta su cuerpo que debe salir de ese lugar tan seguro, y enfrentar un nuevo mundo. Ánimo chiquillas y todas las mujeres del mundo, nosotras podemos hacer esto y mucho más! Pero ojo que tampoco estoy en contra de la cesárea pero creo que ya eso se esta haciendo innecesario.. Y que tampoco por eso seremos menos mujeres. Nosotras somos esto que ven y mucho más!!!

    • Gracias Gabriela por contarnos tu experiencia, un abrazo!

Notas relacionadas