nicole3

Entrevista Nicole Charney – Psicóloga clínica infantil y Terapeuta Certificada en Theraplay®

01 de marzo | por |

"El apego y el desarrollo del vínculo afectivo tiene que ver justamente con esto, el bebé va manifestando necesidades y los padres van leyéndolas y satisfaciéndolas. "

Compartir


ENTREVISTA A UN ESPECIALISTA

Ser madre/padre es una tarea intensa, desgastante, pero que puede ser placentera y desafiante si la vivimos desde el corazón, la intuición y el placer. No hay reglas ni recetas mágicas para criar. Cada niño es un mundo y cada madre/padre también. Todos intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo. Cada uno con nuestra mochila a cuestas; nuestra propia infancia, nuestras experiencias personales que nos marcaron, nuestras sombras y luces y nuestro propio estado de (auto) conciencia. Todos desde un lugar propio y único, intentamos dar lo mejor a nuestros hijos.

Jugar, cantar, reir, mirarse a los ojos, elementos que nos parecen tan naturales, son parte fundamental de  la base de la relación padre/madre-hijo. Estas simples acciones que desarrollamos desde que  una temprana edad, nos entregan una conexión y cercania que permite que nos relacionemos con empatía y confianza, desde la visibilización del otro con sus reales necesidades.

Sin embargo, a veces ocurre que por diversas razones no logramos conectar y vincularnos en forma sana con nuestros hijos y ellos lo resienten. Se nos hace cuesta arriba poder anticipar o simplemente saber que es lo que les ocurre. Los niños comienzan a “portarse mal” a tener reacciones fuertes, desproporcionadas, se ponen muy agresivos o demasiados ansiosos. Esos síntomas son sólo la punta del iceberg, hay algo más profundo  que ocurre al interior de nuestros hijos.

Nicole Charney lleva más de 18 años ejerciendo como psicóloga clínica infantil, es terapeuta certificada, trainer y supervisora en Theraplay® formada en Chicago en The Theraplay Institute. Vivió más de 10 años en Estados Unidos y hace 6 años vuelve a Chile, trabajando desde este enfoque con sus pacientes y dictando cursos de formación en Theraplay® para profesionales.

Theraplay® es un enfoque de terapia vincular que consiste en promover, crear y fortalecer el vínculo seguro entre niños y sus padres. Es un método lúdico, basado en la relación y conexión. Es interactivo, directivo, multi-sensorial, estructurado, personal, físico, íntimo y entretenido.

Theraplay® es guiado por el adulto y esta orientado a cambiar patrones vinculares previamente establecidos a nivel pre verbal, social y desarrollo del hemisferio derecho. La intervención está orientada a promover el vínculo seguro entre padre – madre e hijo, aumentar la auto regulación, generar confianza, conexión lúdica y hacer de los padres e hijos los principales protagonistas de esta interacción.

Para Nicole, lo que la cautivó de inmediato de esta metodología era la inclusión y participación activa de los padres en el proceso terapéutico de sus hijos. Desde su formación como clínica infantil siempre sintió  ese gran vacío al no incluir sistemáticamente a los padres en el proceso terapéutico.

Actualmente atiende en su consulta particular. Las primeras sesiones son exclusivamente con los padres. Ellos exponen su motivo de consulta, sus preocupaciones, los intentos por solucionar los problemas planteados. Se indaga en detalle en toda la historia de ese niño, desde el embarazo, nacimiento, lactancia, percepción de los padres de ese bebé, condiciones ambientales, principales cuidadores, familia, cambios significativos, hospitalizaciones, eventos traumáticos, etc.

En esas sesiones además les explica en que consiste Theraplay® y como el tipo de intervención se relaciona directamente con su motivo de consulta. Su objetivo es que de esa primera sesión los padres se vayan con una mayor claridad de porqué a su hijo le pasa lo que le pasa y cómo ellos pueden llegar a ayudarlo. En la medida que los padres se sientan comprendidos también van comprendiendo más a sus hijos y generando una mayor empatía.

Mother and Daughter

Fotografía desde: https://parentingwithunderstanding.com

Los padres que llegan a su consulta lo hacen por diferentes razones, desde lo sintomático por múltiples temas: baja tolerancia a la frustración, pataletas incontrolables, dificultades en la integración social, ansiedad, fobias, ansiedad de separación, dificultades en la integración sensorial, agresividad, etc.

Sin embargo hoy también llegan muchas madres y padres consultado porque son ellos los que se sienten desconectados de sus hijos y quieren trabajan en fortalecer la relación con ellos. Para Nicole, es  hermoso  ver como los padres están logrando anticipar sus dificultades antes de que se manifieste en un síntoma del niño y por lo tanto en un problema de él.

Lo más difícil que le ha tocado ver es cuando los padres no logran empatizar, no logran conectar y por lo tanto sus hijos no reciben la seguridad que necesitan de ellos. Son padres impredecibles, que generan temor, y los niños no se sienten vistos y por lo tantos van desarrollando la sensación de tener que estar en alerta constante y perciben el mundo como un lugar amenazante del cual se tienen que defender.

Ha sido muy duro trabajar en el contexto de niños vulnerados y sin figuras de protección asociadas. Es duro también ver que el enfoque para trabajar con niños vulnerados es ¨ayudarlos¨ a adaptarse a su entorno y no entregarles todas esas necesidades afectivas insatisfechas.

ENTREVISTA A UN ESPECIALISTA

1. ¿Por qué son tan importantes las experiencias que vivimos los primeros años de vida (incluida la vida fetal y el nacimiento) y qué repercusiones tienen en el futuro de una persona?

Para que un bebe nazca sano todos sus órganos deben estar adecuadamente desarrollados, en caso contrario nos encontramos frente a una dificultad médica y se requiere la intervención. El cerebro es el único órgano que al nacer no está desarrollado. El bebé nace con una estructura cerebral: hemisferio izquierdo, derecho, corteza prefrontal, hipotálamo, tálamo, etc. Sin embargo, la conectividad neurológica al momento de nacer es muy escaza. El desarrollo neurológico del cerebro comienza en el hemisferio derecho, el desarrollo importante de la conectividad del hemisferio izquierdo comienza en etapas posteriores de la vida.

Ya en útero y una vez nacido el bebé se enfrenta a una infinidad de experiencias y todas estas experiencas son procesadas a nivel del hemisferio derecho . Que significa esto y que implicancias tiene en el desarrollo del bebe? Esto significa que el bebé no tiene la capacidad para filtrar, racionalizar o organizar la información y por lo tanto las experiencias son vividas como satisfactorias o molestas. El bebé está en un estado de dependencia y vulnerabilidad absoluta y son los padres quienes desde la crianza van aprendiendo a satisfacer las necesidades del bebé.

El apego y el desarrollo del vínculo afectivo tiene que ver justamente con esto, el bebé va manifestando necesidades y los padres van leyéndolas y satisfaciendolas. Esto se va desarrollando con el tiempo, al principio cuando los padres recibimos a nuestro bebe recién nacido, lo miramos preguntándonos cómo va a ser esta personita, qué estará pensando, que querrá??

A medida que pasa el tiempo y cuando se va dando un vínculo seguro los padres vamos aprendiendo a leer a nuestros bebes y a medida que esto se logra podemos ir reconociendo, anticipando y satisfaciendo adecuadamente sus necesidades. Esto es clave. Que pasa con el bebé cuando sus padres están en sintonía con sus necesidades y logran satisfacerlas? El bebé se siente visto, se siente en sintonía con el otro, se siente satisfecho.

¿Qué implicancias tiene esto en el desarrollo de un bebe? El bebé va desarrollando la sensación de que sus necesidades están siendo satisfechas, que el mundo es un lugar predecible y seguro y eventualmente un lugar que invita a la exploración, sin necesidad de tener que defenderse de este mundo.

71eeab97d7268213b0318630f8f8abf4

¿Qué pasa cuando un bebé no es visto, cuando sus necesidades no son leídas ni satisfechas? El bebé va desarrollando una sensación de impredictibilidad, de que a veces puede sentirse bien y otras no, de no ser leído y comienza a desarrollar mecanismos defensivos para defenderse de este mundo poco predecible , descuidado o peligroso. El mundo no es un lugar seguro, es un lugar del cual se tiene que defender e incluso puede ser amenazante y no invita a la exploración sino a defenderse de posibles amenazas.

Estas experiencias tempranas no son racionalizadas por el bebé a un nivel intelectual sino que integradas en un modo de funcionar, la satisfacción o insatisfacción de las necesidades tempranas se van plasmando en un modelo de funcionamiento interno que va a afectar no solo el desarrollo emocional de esa persona, sino que también su desarrollo cognitivo, social, motor, etc. Se plasma en el desarrollo de todos los ámbitos de la vida .

Es recién entre los 4-5 años que comienza a desarrollarse una mayor conectividad a nivel del hemisferio izquierdo, desde ese lugar la experiencia deja de ser vivída desde un nivel puramente emocional. El hemisferio izquierdo nos da las herramientas del lenguaje que nos permite racionalizar la experiencia, anticipar, organizar, acceder a la memoria, priorizar e ir regulando la emoción con recursos mas sofisticados. Los adultos tendemos a funcionar desde la racionalidad y nos confundimos al tratar a los niños desde este lugar que ellos no comprenden. Los niños funcionan desde el hemisferio derecho y somos nosotros los adultos quienes tenemos que re conectar con ellos a ese nivel, ese es el nivel desde donde los niños van a sintonizar y ese es el nivel que nosotros como adultos debemos re aprender a usar .

2. Somos uno de los países con la más alta tasa de cesáreas e inducciones en el parto en el mundo, ¿qué impacto tiene la forma en que nacemos en el vínculo madre e hijo?

Evidentemente lo principal es la salud del bebé y de la madre y en general en otros paises es ese el criterio para realizar una inducción o cesárea. No es que haya una correlación entre la forma de nacer y el vínculo afectivo, pero si llama la atención decidir por una inducción o cesárea sin un tema medico de por medio.

¿Por qué? Porque en su desarrollo intra uterino es el bebé quien dá las señales a la madre para iniciar el proceso de parto, ahí comienzan las contracciones y se va dando el proceso natural. Acelerar este proceso por un tema extra médico es el primer indicador de no estar en sintonía con las necesidades de tu bebé y es eso lo que va a impactar el vinculo afectivo, no el tipo de parto.

La llegada al mundo es la primera necesidad que manifiesta el bebé y que su madre logra satisfacer, desde ahí es una seguidilla de necesidades, de eso se trata la crianza y cuando como madres no las logramos identificar surgen los quiebres en el vínculo afectivo.

3. Según diversos estudios comentados por expertos en apego infantil, nuestro país, presenta los más altos índices de problemas en salud mental en niños de 1 a 5 años. Según tu experiencia trabajando de cerca en la reparación del vínculo madre-hijo, ¿a qué podrías atribuir estos resultados? ¿Por qué se daña el vínculo madre e hijo? ¿existen factores de riesgo?

El factor de riesgo más grave es el de la población de niños en condiciones de vulneración social, niños que han sido agredidos, maltratados, humillados, abandonados, descuidados, ignorados. Son niños que sufren de trauma relacional severo y como sistema de protección al menor, muchas veces, en vez de reconocer e intervenir desde sus reales necesidades afectivas lo que el sistema hace es re traumatizarlos, es decir volver a exponerlos a experiencias de humillacion, descuido, falta de reconocimiento, falta de experiencias de vínculos afectivos seguros.

Desde este lugar, lamentablemente le estamos quitando todas las oportunidades de reparar las experiencias de trauma y entonces el ciclo se vuelve a repetir. El factor protector que los niños en vulnerabilidad social podrían pueden tener es la posibilidad de generar un vínculo lo más permanente posible con algún adulto en su vida, haber tenido la experiencia de sentirse especial, de ser reconocido en sus cualidades, de ser aceptado incondicionalmente.

Cuando los menores son institucionalizados es muy difícil que ellos puedan desarrollar esas relaciones que necesitan. En general hay gran rotación de cuidadores, hay muchos niños por cada cuidador, cada niño ha estado expuesto a experiencias de trauma por lo que sus problemáticas y sintomatología son de extrema gravedad y el personal no está lo suficientemente capacitado. Lamentablemente en nuestro país la infancia no es un tema de primera prioridad y nuestros niños son el futuro de nuestra sociedad y cultura.

A un nivel más micro, las situaciones de riesgo para desarrollar un vinculo seguro son desde los padres: experiencias de trauma de los propios padres, estresores ambientales, trastornos de personalidad de los padres, falta de redes de apoyo, depresión post parto. Desde los niños los factores de riesgo para desarrollar un vínculo seguro se relacionan a experiencias de trauma al nacer, trauma médico en la infancia (intervenciones medicas, hospitalizaciones), experiencias de trauma relacional (abandono, negligencia, violencia, etc. )

Niños que han sufrido experiencias traumáticas, van a tender a percibir el mundo como un lugar inseguro del cual hay que protegerse y viven el presente en un estado de permanente alerta desconfiando de experiencias donde puedan sentirse protegidos y por lo tanto vulnerables.

Es en ese estado de vulnerabilidad en que los niños pueden conectarse con el presente y desarrollar todos sus capacidades, talentos e imagen de sí mismo y del mundo, porque ese estado de vulnerabilidad y apertura sólo se logra cuando el mundo es un lugar seguro, cuando hay alguien que está a cargo y da la seguridad de ser cuidado y que nada malo va a pasar.

7faf49676b59a20906708a3c3ad6b645

4. ¿En qué consiste esta terapia y cómo ayuda a reparar y construir mejores relaciones con nuestros hijos?

Theraplay® es un enfoque de terapia vincular que consiste en promover, fortalecer e integrar un vinculo seguro entre niños y sus padres o cuidadores. Esta basado en 4 dimensiones fundamentales en el desarrollo emocional, cognitivo y social de un niño: Cuidado, estructura, conexión y desafío.

El terapeuta provee herramientas concretas a través de juegos que impriman una sello de placer en la relación. La intervención terapéutica promueve la seguridad a través del contacto físico, visual, expresiones faciales, cambios en la tonalidad de la voz. Se crea un espacio de sincronía y fluidez durante la interacción, generando experiencias positivas a través de interacciones lúdicas, entretenidas, cercanas e íntimas.

Theraplay® parte de la base que si el niño y padre logran vincularse afectivamente de manera segura, el mundo será predecible, las amenazas disminuyen, el niño percibirá a su padre como consistente y disponible.

La intervención es a nivel del hemisferio derecho, es decir, se interviene directamente en la experiencia la cual es lúdica, segura, predecible, contenedora, conectada, en sintonía con el otro, definida, guiada, agradable, divertida, cariñosa.

Como terapeuta intervenimos y funcionamos desde otro lugar, desde el lugar de los niños es desde ahí donde podemos sintonizar con su dificultades, dolores y necesidades y entregarles a través de sus padres, la seguridad que necesitan.

5. ¿Qué ha significado para ti, la experiencia de trabajar ayudando a sanar la relación madre e hijo?

Me siento una afortunada de la vida de haber encontrado mi vocación. Amo mi trabajo, y trabajo desde el amor y la compasión a mis pacientes y sus padres. Creo que nada de esto resultaría si uno no entrega el alma en cada intervención. Me siento muy segura de lo que hago y por qué lo hago y eso les da a los padres la confianza necesaria para entregarse a un proceso que desde la racionalidad puede ser muy incomprensible.

6. ¿Qué recomendarías a las madres que quieren mejorar el vínculo con sus hijos y no saben bien cómo hacerlo?

Como madres estamos muy conectadas con la culpa en la crianza, de no saber si lo estamos haciendo bien, de que nuestros hijos nos necesiten más, de ser inconsistentes, de trabajar, etc. La culpa confunde y proyecta en los niños inseguridad.

Como madres y padres no tenemos porque saber que está bien y que está mal, estamos en todo el derecho de equivocarnos una y otra vez, no existe una escuela para padres. La única escuela de ¨ser padres¨ es nuestra propia experiencia de haber sido hijos y esas experiencias pueden haber sido buenas o no. Haber tenido malas experiencias en la infancia es un factor de riesgo para desarrollar un vínculo seguro con tus propios hijos; ese padre no tiene cómo saber qué hacer, porque no lo recibió y eso no es su culpa.

Lo maravilloso es que eso si se puede aprender en la vida, ya sea con vínculos seguros adquiridos como otros familiares, profesores, amigos, pareja; como también a través de procesos terapéuticos personales. Estar alerta y conectado como padres en el proceso de crianza y como ésta experiencia de ser padres se conecta con tu propia infancia es muy importante, muy aliviador y reparador y una oportunidad para ver a tu hijo desde otro lugar. Ya el hecho de que un padre o madre quiera conectarse mejor con su hijo es un indicador maravilloso de cambio y los niños son receptivos desde el más mínimo detalle.

7. ¿Cómo ha influenciado tu vida conocer y trabajar en esta metodología?

Me ha afectado en cada fibra de mi, como profesional, como hija, como madre y como mujer. Mi primer training de Theraplay® fue en Los Angeles, CA. Yo vivía en South Lake Tahoe y nuestro primer hijo tenía 4 meses. Fui a ese training con mi familia y yo llegaba con mi guaguita. Esa experiencia fue suficiente para continuar por este rumbo. Me estremeció, me llego al alma, me emocioné, me conecté profundamente con mi hijo, con mi historia y comprendí muchas cosas.

Desde la terapia me apasionó y no dude en seguir por ese camino porque me entrego una visión hermosa y esperanzadora desde la clínica. Las investigaciones desde la neurociencias le entrega a Theraplay® un sentido que va mucho mas allá de los enfoques teóricos, es comprender nuestro cerebro, es entender desde que lugar funcionan los niños y como nosotros como terapeutas tenemos que sintonizar en ese lugar y no esperar que ellos se adapten al nuestro.

Theraplay me entregó las herramientas para comprender la gran relevancia que tienen nuestras experiencias tempranas en nuestro funcionamiento cerebral, de cómo se vive el trauma y de cómo todo es reparable en la medida que se puedan ir satisfaciendo las necesidades que no han sido lo suficientemente satisfechas. Desde ese lugar Theraplay® además entrega una herramienta única en cómo intervenir desde esta comprensión.

Desde lo personal me cambio como persona, pude ver al otro desde otro lugar y me limpie de prejuicios. Comprendí profunda y emocionalmente que cada ser humano es lo que es por su historia , por sus experiencias y por sus necesidades afectivas satisfechas o insatisfechas, aprendí genuinamente a desarrollar la compasión por el otro y finalmente esa ha sido la herramienta terapéutica y humana más valiosa.


Para contactar a Nicole:

theraplaychile@gmail.com 

Para más información sobre Theraplay®:

www.theraplay.org

Comentarios

  • Ale Jara Urzúa

    Nicole es una terapeuta maravillosa, excelente entrevista ( ojo con la ortografía periodista y editor)

    • Equipo Pudú

      Gracias Ale, Nicole trabaja desde el corazón y se nota. Respecto a las posibles faltas, lo haremos mejor la próxima vez, saludos

Notas relacionadas