hygge3

Crianza “Hygge”: el verdadero secreto de la felicidad danesa

13 de agosto | por |

Durante los últimos 40 años, Dinamarca se ha caracterizado por ser uno de los países más felices del mundo. Uno de los pilares de esta continua felicidad es la crianza

Compartir


Durante los últimos 40 años, Dinamarca se ha caracterizado por ser uno de los países más felices del mundo. Uno de los pilares de esta continua felicidad es la crianza. Niños felices se convierten en padres felices que repiten el poderoso modelo.

Uno de los pilares del modelo de crianza danesa es el concepto hygge (se pronuncia “hu-ga” en español). Su traducción literal al español es “comodidad” , pero a lo que en realidad alude es a lo acogedor, a crear momentos especiales con la familia y amigos, relajándonos y dejando de lado por un rato las preocupaciones.

Hygge significa pasar un momento acogedor con la familia y los seres queridos. Aunque parece algo simple, en realidad requiere mucho esfuerzo ponerlo en práctica. Una vez que se logra, mejora mucho el bienestar de las personas.

Aunque no vivamos en Dinamarca, aquí hay algunas maneras de incorporar el hygge a la crianza:

1-Hacer un juramento hygge como familia
Lleguen a un acuerdo como familia para que la próxima vez que se reúnan sea un tiempo de todos y no solo de uno. Establezcan algunas reglas básicas para cumplir durante este tiempo juntos.

2-Crear un ambiente acogedor
Preparar comida saludable juntos, encender velas o ir a un lugar lindo. Una atmósfera acogedora contribuye con el hygge. Se recomienda dejar de lado los dispositivos electrónicos (celulares, computadoras, juegos de video) durante este tiempo, porque son distracciones que dificultan la conexión humana.

3-Suspender las quejas, la fanfarronería y la negatividad
Hay que imaginar que el hygge es un espacio sicológico donde todos se sienten positivos y seguros con los demás. Durante este tiempo o mientras se desarrolla esta experiencia, nadie debiera levantar la guardia, sentirse competitivo o estar a la defensiva.

Para lograr lo anterior es crucial dejar fuera las quejas, la negatividad, los juicios, la petulancia y el estrés. Son otros los momentos para quejarse del trabajo, de algún otro miembro de la familia o incluso de hablar bien sobre uno mismo. Hygge es un tiempo que se reserva para estar presentes juntos, dejando atrás el estrés, la negatividad y la amargura. Hygge es una experiencia donde todos se conectan en un ambiente sicológico seguro, no es momento para debates controversiales.

4- Actuar como equipo
Hygge requiere esfuerzo de equipo, todos deben ayudar. Hay que estar dispuesto a colaborar, así todo el más fácil y nadie se ve obligado a realizar todo el trabajo. Cocinar y limpiar juntos es un buen ejemplo.

5- Divertirse juntos, compartiendo historias edificantes del pasado
Nos sentimos bien cuando recordamos historias divertidas y graciosas del pasado juntos. Estas historias son una gran manera de conectarse como familia.

6- Jugar
Jugar es una actividad muy hygge! Pueden ser cartas, juegos de mesa o a la pelota en el patio, cualquier juego es una buena oportunidad para estar juntos y disfrutar el presente.

Una actividad lúdica que los daneses aman es cantar juntos. Puede sonar cursi, pero es una forma de unir a las personas y al final todos la disfrutan.

7- Recuerda: el tiempo de hygge es limitado
Los niños aman los momentos hygge con la familia y con el tiempo los consideran algo natural y necesario. Cuando crecen, ellos también los practican con sus propias familias, convirtiendo a esta práctica en un maravilloso legado.

Los beneficios del hygge son similares a los del mindfulness, pero se realizan en grupo. Es un tiempo para recargar el alma y el corazón. Hay que probarlo y ver por nosotros mismos lo bien que funciona.

 


Para indagar más sobre el tema, puedes leer el reciente libro"The Danish Way of parenting" que recopila esta genial práctica.

 

Fuente: Traducido al español por MP Rudnick desde  www.thedanishway.com

 

 

Comentarios

Notas relacionadas