EL GRAN VIAJE 1

Columna semanal #1 : El gran viaje interior

13 de noviembre | por |

Lo que quiero hacer en este espacio íntimo que es la escritura, es poder contar mi propia experiencia de maternidad y de paso, ayudar a otras mujeres con mi relato.

Compartir


Columna semana #1

¿Cómo escribir una columna? ¿Qué tengo que decir? ¿Qué podría aportar? estas preguntas daban vuelta en mi cabeza estos últimos días, le estaba haciendo el quite a la escritura.

Por las noches pensaba en temas interesantes una y otra vez. Después de hablar con mi hermana, me di cuenta que nunca iba a encontrar ese gran tema y que al final lo que uno necesita para partir con algo es dar un primer paso. Y este es mi primer paso. La primera columna semanal para el blog que forma parte de la tienda online que cree junto a mi socio y marido.

Sinceramente me encanta escribir, pero exponerme a escribir aquí me da un poco de pudor. Soy más bien una persona de bajo perfil. Y me encanta. Quiero aclarar que no soy experta en nada y no me interesa juzgar a quienes viven la vida de una forma distinta a la mía, cada cual tendrá sus razones.

Lo que quiero hacer en este espacio íntimo que es la escritura, es  contar mi propia experiencia de maternidad y de paso, ayudar a otras mujeres con mi relato.

Mis cuestionamientos comenzaron una vez que quedé esperando a mi primera hija y se relacionaron con el parto.

¿Por qué tendría que entregar mi cuerpo y mi experiencia a otros que supuestamente “sabían más”? ¿Si gesté a este hijo como no voy a poder parirlo? ¿Por qué algo que es tan natural como el nacimiento debe estar sujeto a intervenciones de rutina o incluso puede terminar en una operación?

Estas preguntas despertaron en mí una especie de alerta, me horrorizaba sólo con pensar en inducciones de rutina o una cesárea innecesaria.

Debo confesar que estas preguntas jamás me las habría planteado antes, es más, suponía que tendría a mis hijos en una clínica con toda la “ayuda médica” posible para que este proceso fuera lo más rápido e indoloro posible.

Hoy con el tiempo puedo ver que durante mi embarazo, mi hija despertó en mi un acceso a una sabiduría interior, que nada tiene que ver con el intelecto, sino con ciertas cosas que uno sabe/siente como verdaderas desde lo más profundo de su ser.

Quiero destacar que  estudié una carrera universitaria y luego un postitulo. Hasta hace poco, cada una de las decisiones de mi vida habían sido las tradicionales. Soy una persona común y corriente, y no me interesa andar predicando que todas las mujeres deberían tener un parto de cierta manera. No, en absoluto. Creo en el poder de decisión de cada mujer informada. Y creo que cada cosa llega en su momento.

Para mí, parir con mis propias hormonas y en forma natural, me permitió conectarme con lo más verdadero de mi misma, descubrí una fuerza poderosa, esa fuerza que tenemos todas las mujeres y que muchas veces está adormecida. Porque tenemos extraordinarias capacidades y no somos conscientes de ello. Descubrirlo fue un regalo y con este hito, inicié un viaje potente, un viaje hacia mi propio interior.


El Gran Viaje Interior

Columna semanal sobre maternidad – cada viernes

Por Paula Rudnick V.

Comentarios

Notas relacionadas