jen wall

Columna semanal #5 : El gran viaje interior

07 de enero | por |

Pero resultó ser que iluminar mis sombras ha sido lejos una de las cosas más valientes y transformadoras que hice en mi vida.

Compartir


Quisiera partir esta semana hablando acerca de cómo comencé a abrir los ojos y mirarme, pero mirarme de verdad, sin mascaras, sin caretas, sin prejuicios, sin la mirada externa de los otros.

Ya con mi hija de pocos meses, partí recorriendo mi historia, mi infancia, mi adolescencia, mis miedos, mis inseguridades, nombrando lo vivido, poniendo palabras como dice Laura Gutman en todos sus libros.

Con la ayuda de un terapeuta comencé este viaje al pasado, que naturalmente comenzó mucho antes, pero no en forma tan consciente.

Necesitaba que alguien con experiencia me guiara en este camino. No quería al principio, me daba miedo, pero al final me atreví y lo hice. Fueron sesiones duras, sobretodo darme cuenta de cuál era mi personaje, mis automáticos, mi forma de ver el mundo y habitarlo. Nunca lo vi llegar. Nunca me imaginé.

Sesión tras sesión y abriendo cada vez más los ojos y mi corazón, lloré, reí, vomité y me enfermé, Mi cuerpo “hablaba” por mi, y me decía cosas y me mostraba cosas, toda la verdad, toda mi historia, toda mis experiencias, mis vivencias fluían por mis venas, recorrían mi cuerpo, las hacia “carne” nuevamente.

Fueron meses de introspección, de mirar hacia adentro, de sentir muchas cosas, de conversarlas con mi marido, mi hermana y mi mejor amiga. Después de cada sesión, me quedaba masticando, dirigiendo lo que aparecía tal cual sobre la mesa y me mostraba cómo actuaba, cómo me equivocaba, cómo hería al otro.

Y así fue pasando el tiempo y de a poco fui siendo consciente de mi forma de actuar, vi como mi inconsciente movía los hilos de mi cuerpo y mente y me obligada a actuar de cierta forma, a decir ciertas cosas, a cumplir cierto papel.

Poco a poco fui tomando conciencia de mi parte oscura, esa que tapamos con lo que sea porque nos duele demasiado siquiera intentar verla o nombrarla. Pero resultó ser que iluminar mis sombras ha sido lejos una de las cosas más valientes y transformadoras que hice en mi vida.


El Gran Viaje Interior

Columna semanal sobre maternidad

Por Paula Rudnick V.

 

Fotografía de Jen Wall

Comentarios

Notas relacionadas