circulo puerperio3

Columna semanal # 13 El gran viaje interior

08 de junio | por |

"Sólo tendremos bebés bien sostenidos, acunados y maternados cuando comprendamos la importancia de la labor de las madres. Porque para poder sostener emocional y físicamente a un bebé necesitamos que nos sostengan antes a nosotras."

Compartir


Ser bebé y ser mamá son dos de las experiencias más complejas que puede vivir un ser humano. Me atreveria a decir que de las más difíciles, desafiantes y exigentes.

Ser bebé es sumamente desafiante en una cultura que ha creado todo tipo de productos con el único fin de reemplazar lo que más necesitamos para crecer y desarrollarnos: nuestra mamá.

Objetos que nos separan físicamente de mamá, de sus brazos, de su pecho, de su olor, de sus latidos del corazón, y nos quitan la posibilidad de tener ese contacto permanente que tanto anhelamos, no por ser caprichosos ni mimados, sino simplemente porque biológicamente lo necesitamos para desarrollarnos y crecer sanos y felices.

Ser bebé puede ser sumamente estresante cuando tenemos madres, padres y/o cuidadores que no nos comprenden, que no son capaces de satisfacer nuestras necesidades de contacto, cariño, presencia, alimento, calor, protección. Para que decir si nos maltratan físicamente. Nuestra vida se transforma en un infierno.

Nacemos sumamente frágiles, sin posibilidades de movernos, de hablar, nunca única herramienta de comunicación es el llanto y lamentablemente en nuestra cultura adultocentrista, los “bebes bien portados” no lloran.

Supuesto pediatras “expertos” les dicen a nuestros padres que nos tienen que “entrenar” para dormir solos y de corrido. Si lloramos porque nos sentimos desamparados, no es porque seamos caprichosos y queremos manipular, sino simplemente porque nos da miedo estar solos. Que triste que no entiendan nuestra necesidad constante de contacto físico.

Todavía no tenemos claridad respecto a nuestros límites, respecto al mundo, nacemos necesitando a mamá para que nos de eso que nos falta, esa certeza de que el mundo nos dará lo que necesitamos.

Nacemos antes de estar listos, por eso es tan importante la etapa en brazos, la lactancia materna, el colecho, el porteo, son todas formas que el ser humano ha encontrado para permanecer cerca de su cria y que esta sobreviva.

Nos exigen que nos alimentemos cada cierta cantidad de horas, cuando la realidad es que mi cuerpo sabio me dirá cuando necesito leche. Mis tripas me lo harán sentir y eso varia de bebé en bebé, y dependerá del clima y de las circunstancias. A veces necesitaré sólo succionar para calmarme, otras veces tendré sólo sed y calor y otras simplemente tendré hambre.

Necesitamos un cuerpo maternante cálido y vivo. Nos fusionamos con ella. Le exigimos todo porque en el vientre ella nos dio todo y fue el paraiso.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Ser mamá es la tarea más compleja, demandante y exigente que vamos a tener en la vida. Dada la naturaleza humana, nuestra cría nos exigirá todo, aquí y ahora, presencia permanente, contacto, calor, cuerpo, contención y todo lo que nunca pensamos que podríamos dar a otro ser humano. Y cuando pensemos que ya lo hemos dado todo, nos seguirán exigiendo hasta que seamos capaces de sobrepasar nuestros propios límites.

Ser mamá puede ser abrumador si no tenemos la más mínima idea de los demandantes que son los bebes. Si sumado a esto, nos han contado películas y nos imaginamos sonrientes y tranquilas en nuestra casa meciendo a nuestros hijos, nos llevaremos una gran sorpresa.

Ser mamá es una tarea ingrata, donde al final del día, nadie te agradecerá los miles de esfuerzos que hiciste por intentar darle lo mejor a tu hijo, donde nadie supo si pudiste almorzar, si te pudiste duchar o lavar el pelo, si lloraste, si lo pasaste mal.

Ser mamá en esta sociedad es tremendamente injusto. Tenemos doble/triple tarea: criar, trabajar, llevar la casa, cuidar nuestra relación de pareja y a nosotras misma. Tenemos que supuestamente ser capaces de equilibrar todo esto para que no se desmorone esta falsa ilusión de equidad. Es imposible y no se puede. No podemos hacernos cargo de tanto. Se necesita una tribu entera para criar a un hijo.

Ser mamá puede tener miles de aspectos negativos, pero aún asi seguimos siendo madres generacion tras generación. Hay algo ahi entonces, que va más allá de un mandato social (procrearas y tendras hijos!) y tiene que ver con que al final del dia, por muy malo que haya sido el día, tendremos una dulce recompensa: nuestros hijos.


Las madres tenemos una tremenda tarea: mantener vivo a un ser humano en las condiciones más amorosas posibles. La sociedad entera entonces deberia protegernos para poder llevar a cabo esta titánica tarea, resguardando la maternidad y devolviendo el valor social que contiene.

Sólo tendremos  bebés bien sostenidos, acunados y maternados cuando comprendamos la importancia de la labor de las madres. Porque para poder sostener emocional y físicamente a un bebé necesitamos que nos sostengan antes a nosotras.


El Gran Viaje Interior Columna semanal sobre maternidad & otras cosas

Por Paula Rudnick V.

Comentarios

Notas relacionadas

  • lelele

    Columna semanal #12: El gran viaje interior

    ¿Qué es lo correcto para ellos?, ¿Cuál es el limite donde comparto mi vida sin transgredir su privacidad?, ¿estamos realmente los padres invadiendo la privacidad de nuestros hijos sin siquiera darnos cuenta?, ¿estamos exponiendo a nuestros hijos a situaciones complejas que quizás ni imaginamos?

    30 de mayo |

  • b2bc3ff200632e791e0d675110d6a62f

    Columna semanal #11: El gran viaje interior

    "Y así sin pensarlo más me tiré a la piscina de lo desconocido. Mi gran desafío, empezar este 2017 hacer Talleres de Parto en forma periódica y profesional.

    14 de marzo |

  • 0facae0ce0f68f508f1b19dce1ac5964

    Columna semanal #10: El gran viaje interior

    "Todo el trabajo de crecimiento personal, que hagamos por nosotras y por nuestros hijos, será una victoria para un mundo más amoroso, más placentero, mas pacifico."

    23 de diciembre |