30956060a9f17176ab40e7865ce20ba5

Columna de opinión: “El mejor regalo para nuestros hijos”

06 de mayo | por |

" No hay fórmulas perfectas ni seguros en crianza. Sí hay amor y todo un abanico de posibilidades para crecer."

Compartir


“El mejor regalo para nuestros hijos”  Por Andrea López karamanos 

Ilustración de Kazel Lim

Cuando me convertí en madre, honestamente, no pensé que me embarcaría en el desafío físico, emocional y espiritual más grande de mi vida.

Con la llegada de los hijos (e incluso antes) surgen muchas preguntas, nos llenamos de nuevos temas (temas que ni pensaste que existían). Desde los cuidados en el embarazo a qué tipo de parto, sobre cómo amamantar, si es bueno tomarlo en brazos o no, tenerlo muy cerca o no tanto, sobre cuándo atenderlo y cuándo no, temas de salud, alimentación, juegos y educación (la lista podría ser interminable).

Y frente a eso siempre nos estamos preguntando qué es lo mejor para nuestros hijos(as), creo que no existe una madre que no quiera siempre lo mejor para ellos y eso está bien; pero muchas veces cuesta tomar decisiones con respecto a su vida porque influyen el bombardeo de información en internet, las opiniones de la familia, amigos y hasta desconocidos, y nuestras ideas o expectativas sobre cómo deberían ser las cosas. Pasé por eso, y ante cada tema tomar una decisión puede ser abrumador. Cada aspecto de la vida puede llevarte a horas de investigación por la web, búsqueda de libros, preguntar a cercanos, contactar especialistas (las perfeccionistas me entienden perfectamente), y un largo etcétera que termina desgastándote y sintiendo que las decisiones son muy difíciles de tomar.

Me pregunto, ¿cómo puedo saber qué es lo mejor para mi hijo o hija?

El mejor regalo que podemos hacer como madres y padres para nuestros hijos es trabajarnos.

Esto es hacernos conscientes de nuestra realidad interna. Es un camino difícil, largo y muchas veces doloroso; pero es muy necesario para poder criar desde un lugar más sano. Es conocerte, quererte y sanarte.

Introducirse en las aguas internas para saber quién eres realmente, de a poco ir limpiándote de los estímulos y presiones externas para sacar a la luz tu interior.

Eso hace que puedas percibir más intuitivamente las necesidades de tu hijo. Conocerlo en sus particularidades, captar sus tonalidades y respetarlo en sus limitaciones. Con esto se toman las mejores decisiones. Y si esas decisiones no fueron las más acertadas, sabrás corregirlas desde la humildad.

A mi parecer esto es la crianza respetuosa. No se trata de estar al día con las últimas tendencias o de seguir todo lo que cierta línea pueda sugerir. Se trata de conocerte a ti como persona, como mujer y madre; y desde ahí aprender a conocerlos/las. Crianza respetuosa es respetar a TU hijo/a. Y eso se logra en la medida que te respetes a ti misma. Cuando llegas a este punto de respeto mutuo, no hay cabida para la violencia y los malos tratos, y tampoco buscas la “perfección”, porque se entiende que cada ser humano en su interior trae su propia perfección.

 

Y es que en la vida, las decisiones que tomamos no son blancas o negras; nos movemos entre colores y matices con los que vamos armando nuestro camino. No hay fórmulas perfectas ni seguros en crianza. Sí hay amor y todo un abanico de posibilidades para crecer.

 

¿El mejor regalo para nuestros hijos? Conócete, respétate, ámate.

 


 

Columna de opinión escrita por Andrea López Karamanos, Matrona, U de Chile, Postitulo en "Gestación , parto y nacimiento consciente ", U. de Santiago,  Asesora de lactancia y mamá de Lucas.

“Acompañamiento integral de tu gestación, puerperio y lactancia”

Web: https://andrealopezk.wixsite.com/andrealopezk

Contacto: andrealopezk@gmail.com

 

final andrea

 

 

Comentarios

  • Alexia Labbé

    Excelente!

Notas relacionadas